Vamos a contar mentiras

Posted By on junio 22, 2018 in Economía | 0 comments

Vamos a contar mentiras

Los cibercriminales ingresan ahora a un negocio ascendente, de total impunidad y grandes ganancias: los fake news o noticias falsas, advierte Alejandro Desfassiaux, autor de Cómo poner un alto a la inseguridad en México.

El también Presidente fundador del Consejo Nacional de Seguridad Privada comenta que aunque en la industria de las mentiras participan organizaciones expertas en el manejo de Internet y Redes Sociales, anunciadas como Community Managers o Mercadólogos digitales, en las que participan equipos de 100 a 120 personas “cada vez se suman más delincuentes en línea atraídos por un negocio que goza de grandes ganancias e impunidad. El objetivo es destruir la reputación de personas, empresas o marcas.

“El trasfondo de los fake news es meramente comercial. La reputación equivale hasta a una tercera parte del valor de una marca. Hablamos de juegos sucios que imperan en el ámbito comercial pero sobre todo en el campo político, donde no se limitan a difundir noticias falsas sino incluso a fabricar videos y generar evidencias a modo”, destaca el experto en seguridad.

Los costes de este tipo de servicios van de los 8,166 pesos mensuales a los 500,000. Este negocio que apareció tímidamente hace tres años, con la creación de páginas web de medios falsos, notas informativas ficticias y “bots” o cuentas automáticas en redes sociales para promover o denigrar productos comerciales y servicios, sofistica los servicios al grado de ofrecer campañas con noticias falsas, bots en twitter y face book y sitios falsos.

“Incluso 2,800 sitios ofrecen convertir un hashtag falso en trending topic con 28,000 tuist. Es decir, se entra de lleno en la industria de las mentiras ante los vacíos legales de Internet”,  refiere Desfassiaux quien comenta que esta industria está plagada de personas antisociales y poco escrupulosas, al grado de que muchos operadores son ex convictos e integrandes de pandillas.

“Es el salto de la oscuridad del crimen a empleos solapados, sin riesgos”, finaliza Desfassiaux.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *