Animales de compañía y la calle: Tradiciones que matan

Posted By on julio 12, 2018 in Mundo Animal | 0 comments

Animales de compañía y la calle: Tradiciones que matan

Raúl Ocádiz

Existe una convivencia ancestral entre el humano y el perro, y más recientemente con el gato. A lo largo de la historia la humanidad se ha hecho acompañar de estos animales para vivir de manera simbiótica, para proteger a la familia, propiedades, alimentos e incluso control de plagas. El mundo moderno ha cambiado significativamente la forma en que vivimos y en muchos países esta forma tranquila de vivir se ha cambiado paulatinamente a partir de la segunda mitad del siglo XX, y se han presentado modificaciones a nuestros modos de vida en las que la forma tan campirana en las que se convivía con nuestros animales de compañía ha cambiado radicalmente. Aún así en pleno siglo XXI existen personas que insisten en que sus perros o gatos pueden deambular libremente por la calle, aunque el entorno ya no se parezca al que vivíamos hace 75 años en muchas partes del país. Las razones son muchas ya que se ha concentrado la población en ciertas regiones con una densidad que dificulta la sana convivencia al invadir espacios personales o familiares con más facilidad. Los índices de agresividad y violencia se han incrementado y esto genera un ambiente muy hostil para perros y gatos que deambulan libremente por las calles.

Tal vez parezca repetitivo, pero no debemos de olvidad las razones por las que no deben de estar libres en la calle. Las razones son muy variadas y van desde los accidentes con vehículos automotores, las peleas que puedan surgir entre animales que no están supervisados. El envenenamiento por parte mal intencionada o ignorante de las consecuencias del uso indiscriminado de plaguicidas. La transmisión de enfermedades por contacto directo o indirecto con animales potencialmente enfermos que puedan deambular en la vía pública y que reducen sustancialmente la esperanza de vida de nuestros animales de compañía. Además en las ciudades se presentan fenómenos de agresión por parte de personas con trastornos psicopáticos o sociopáticos en mayor medida en comparación con poblaciones pequeñas, incrementando la posibilidad de ataques por parte de humanos hacia los animales. Y a pesar de leyes de protección y bienestar animal, la vida de los animales en la vía pública no está garantizada, además de que pueden representar un riesgo a la salud y la seguridad de las personas, por lo que en muchos países (nos guste o no), tienen unidades de control animal que retiran a perros o gatos de las calles.

Si realmente no tenemos la capacidad de alojar en nuestros hogares a animales de compañía, mejor no lo hagamos. Son vidas las que están en juego.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *