¿ Por qué es bueno ayudar a los demás?

Imagen 1

 

Por : Psicóloga Monse Cuenca

 

Primero déjenme explícales esta palabra: porque HUMANIDAD es una cosa y humanitarismo es otra, déjenme explicarles la palabra humanidad: En filosofía:

El ser humano en su esencia, como animal racional, capaz de pensamiento abstracto (Aristóteles) o como animal simbólico capaz lenguaje y de pensamiento mítico, artístico, religioso… (Ernst Cassirer). En antropología: El ser humano como especie (Homo sapiens). El ser humano como género (Homo). La naturaleza humana. En psicología: El comportamiento humano. En demografía: La población mundial, el conjunto de todos los habitantes de la Tierra. En moral: La compasión, el altruismo y otros rasgos morales positivos. En educación y epistemología: Humanidades, el conjunto de disciplinas relacionadas con el conocimiento humano y la cultura. En música: Humanidad, álbum de Lincoln Thompson de 1974. Humanidad, canción de Scorpions de 2007. En el cine: Humanidad, película de Ralph Morgan de 1933. En expresiones lingüísticas En toda la humanidad, expresión equivalente o sinónima de en toda la población mundial.

 

Ahora déjenme explicarles humanitarismo: La palabra humanitarismo tiene diversos significados posibles: el humanitarismo, humanismo, la doctrina de que la gente tiene el deber de promover el bienestar humano. El humanitarismo es un enfoque humanista de los sufrimientos de la humanidad. Se ha utilizado para referirse a un conjunto de actividades relacionadas con el bienestar humano.  El Humanitarismo es una ideología de práctica informal que se practica con el trato humano y al prestar asistencia a los demás, su doctrina es que tenemos el deber de promover el bienestar humano. El Humanitarismo se basa en la opinión de que todos los seres humanos merecen respeto y dignidad y deben tratarse como tales. Por lo tanto, los trabajadores humanitarios trabajan en pro de la promoción del bienestar de la humanidad en su conjunto. Es la antítesis del “nosotros versus ellos” mentalidad que caracteriza al tribalismo y el nacionalismo étnico. Los Humanitarios detestan la esclavitud, la violación de los derechos fundamentales y los derechos humanos, y la discriminación sobre la base de características como el color de la piel, religión, ascendencia, lugar de nacimiento, etc. El Humanitarismo impulsa a la gente a salvar vidas, aliviar el sufrimiento y promover la dignidad humana en desastres naturales o provocados por la mano del hombre. El Humanitarismo acepta personas y movimientos de todo el espectro político. Esta informal ideología puede resumirse en una cita de Albert Schweitzer:  “El Humanitarismo consiste en no sacrificar jamás a un ser humano por un objeto.”

señala las características universales del humanismo: En el conocimiento del principio de la humanidad está en la esencia de la moralidad social, que puede resumirse en una sola frase, todas las cosas que quieran que los hombres hagan con ustedes, así también hagan ustedes con ellos. Este precepto fundamental se puede encontrar, en forma casi idéntica, en todas las grandes religiones, Brahminism, el budismo, el cristianismo, el confucianismo, el islam, el judaísmo y el Taoísmo. También es la regla de oro de los positivistas, que no comprometen a ninguna religión, sino sólo a los datos de la experiencia, en el nombre de la razón por sí sola. “El humanitarismo no es una religión que se opone a otras religiones, una moral que se opone a otras morales. Pero cuadra con los preceptos de no pocas religiones y de no pocas morales. Es uno de los raros terrenos en que gentes de todas las tendencias pueden encontrarse y darse la mano, sin traicionar lo que es en ellas más íntimo y más sagrado.”

Históricamente, el humanitarismo fue visto públicamente en las reformas sociales de las finales de 1800 y principios de 1900, tras la crisis económica de la Revolución Industrial en Inglaterra. Muchas de las mujeres en Gran Bretaña que han participado con el feminismo durante el 1900 también impulsó el humanitarismo. Las horas atroces y las condiciones de trabajo de los niños y los trabajadores no calificados se hicieron ilegales por presión en el Parlamento por los humanitarios. La Fábrica de la Ley de 1833 y la Ley de 1844 de fábrica fueron algunos de los más importantes humanitaria de los proyectos de ley aprobados en el Parlamento a raíz de la Revolución Industrial.

A mediados del siglo XIX, el humanitarismo es fundamental para la labor de Florence Nightingale y Henry Dunant en la respuesta de emergencia y en este último caso llevó a la fundación de la Cruz Roja.

Hoy en día, el humanitarismo es especialmente usado para describir el pensamiento y las doctrinas detrás de la respuesta de emergencia a las crisis humanitarias. En estos casos se aboga por una respuesta humanitaria basado en los principios humanitarios, en particular el principio de la humanidad. Nicolás de Torrente, director ejecutivo de Médicos Sin Fronteras en EE.UU. escribe: “Los principios más importantes de la acción humanitaria son la humanidad, que postula la convicción de que todas las personas tienen la misma dignidad en virtud de su pertenencia a la humanidad, la imparcialidad, la que se encarga de que se presta la asistencia basada únicamente en la necesidad, sin discriminación entre los beneficiarios, la neutralidad, que Se estipula que las organizaciones humanitarias deben abstenerse de tomar parte en las hostilidades o la adopción de medidas ventaja de que una de las partes del conflicto sobre otra, y la independencia, que es necesaria para garantizar que la acción humanitaria sólo sirve a los intereses de las víctimas de la guerra, y no políticas, religiosas, o Otros programas. “Estos principios fundamentales servir a dos propósitos esenciales. Son la expresión de la acción humanitaria solamente la finalidad de aliviar el sufrimiento, sin condiciones y sin ningún motivo ulterior. También sirven como herramientas operativas que ayudan a obtener el consentimiento de los beligerantes y la confianza de las comunidades De la presencia y actividades de las organizaciones humanitarias, en particular en contextos de gran inestabilidad.

 

Sabes porque es bueno ayudar a los demás   realidad cuando ayudas a los demás, te estás ayudando a ti mismo. Sabes que cuesta lo mismo servir, ayudar y apoyar a la persona que lo necesita que el no hacerlo. La diferencia solo radica en la intención y la disposición que uno tenga ante la vida. Porque cuesta lo mismo? Porque en sí, el ayudar o no hacerlo son oportunidades personales que fortalecen el carácter y mejoran el autoestima propio que si se hacen bien por uno y si no pues no pasa nada, o quizá solo se pierde una buena ocasión para sentirse mejor. Ayudar a las personas, brindar apoyo, cooperar con las organizaciones, etc., son actos buenos que mejoran la calidad de vida en general. Pero mas allá de ser una buena acción, estas gestiones benefician directa e inmediatamente a la persona que los realiza. Una persona generosa de corazón es una persona rica, alegre y feliz.

Una palabra de aliento a una persona que se siente sola o triste, una comida preparada, una sonrisa así como el apoyo económico a una persona necesitada puede cambiar la perspectiva de la vida de cualquier persona; y sin buscarlo, esta acción termina ayudando mayormente a la misma persona.

Cuando uno se voluntaria con el fin genuino y sincero de ayudar a los otros por gusto y con la pura intensión de dar sin esperar nada a cambio, surge un sentimiento de satisfacción y hasta de encanto que nutre y enriquece inmediatamente. Las capacidades personales se mejoran y la sensibilidad se afina logrando que finalmente todos salgan beneficiados.

Cuando una mujer se apunta para acompañar a su hijo a los paseos de su escuela, participa en todos los eventos y coopera con los maestros, claro que lo hace porque quiere a su hijo, pero en realidad ella también siente satisfacción en sus acciones, Igualmente cuando una persona trabaja voluntariamente en una organización y da su tiempo con gusto y dedicación, claro que es una persona ejemplar, con buenos valores y gran sentido de responsabilidad, pero también, aprende, se rodea de personas igualmente influyentes y el también se siente bien consigo mismo por poder haber contribuido y aportado algo. Siempre que uno da no se queda con menos, al contrario se le multiplica y se enriquece, una regla matemática difícil de explicar. El dar es un acto que carga de energía positiva a las personas además de que trae luz al mundo que vivimos.

Y en un ámbito muy psicológico, estos dos puede plantearse desde 2 niveles:

Causas inmediatas: Mecanismos de refuerzo positivo y aversivo. Factores emocionales. Normas sociales y personales.

Causas últimas: Enfoque biológico o evolucionista de la conducta social: el altruismo.

Causas inmediatas: a) La conducta de ayuda y el refuerzo:

Las personas ayudan porque, en el pasado, se han visto reforzadas por hacerlo, bien por resultados positivos, o mediante la evitación de consecuencias negativas. También pueden haber aprendido a ayudar observando a otros lo que hacían y viendo las consecuencias de esa acción. Es lo que Bandura llama “aprendizaje social”.

Las personas que hayan obtenido una consecuencia negativa por ayudar a otros, en el futuro ayudarán menos. Experimento de Moss y Page: El castigo produce un estado emocional negativo (ira u hostilidad), incompatible con la tendencia a beneficiar a otros.

Las recompensas materiales resultan ser un refuerzo inadecuado para los niños: Si asocian la conducta de ayuda a recompensa material, sólo ayudarán cuando esperen recibir un premio.

El castigo por ayudar, reduce la frecuencia de la conducta de ayuda, pero el castigo por no ayudar, no la aumenta.

  1. b) Factores emocionales:

Ver a alguien en dificultades, produce una activación emocional. Esta activación, tiene una base biológica porque:

  1. a) Les ocurre a los niños desde muy pequeños.
  2. b) Es común a todas las culturas.

Lo que no está claro es que las consecuencias de esa activación emocional, sean siempre un impulso a ayudar al otro: Una cosa es la activación (respuesta fisiológica difusa), y otra, La interpretación que hagamos de ella. La interpretación depende del contexto y define el tipo de emoción que sintamos (Si interpretamos la activación como ira, nuestra tendencia será muy distinta que si la interpretamos como compasión) Un factor importante que determina la emoción que sintamos, es la atribución que hagamos sobre las causas del problema del otro: Weiner: Las atribuciones influyen en las emociones, y éstas, en la conducta: Si la atribución se hace a causas ajenas Þ Su sufrimiento nos provocará una emoción positiva hacia él (empatía). Si la atribución se hace a causas internas Þ Le consideraremos responsable y sentiremos una emoción negativa (ira u hostilidad), que disminuirá la motivación de ayudar. Sin embargo, a veces las emociones negativas nos impulsan a ofrecer ayuda:

  1. a) Sentimiento de culpa: La gente que se siente culpable hacia alguien, tiene una tendencia a ayudar, no sólo a aquel al que cree haber perjudicado, sino también a otros. Se podría explicar como un mecanismo para restaurar la propia imagen deteriorada, por haber perjudicado a alguien.
  2. b) Tristeza: Presenciar como se perjudica a otra persona, hace que la gente se muestre más proclive a prestar ayuda.

Modelo del alivio del estado negativo (Cialdini y col):

Cuando la gente experimenta emociones negativas por haber perjudicado a alguien o de tristeza por haber sido testigo del daño de otra persona, se siente motivado a reducir éste estado emocional desagradable, mediante la conducta de ayuda, por sus consecuencias reforzantes.

Si la persona encuentra antes otras alternativas para liberarse del estado negativo, la conducta de ayuda será mucho menos probable, y si piensa que el ayudar no le va a liberar, tampoco ayudará.

Crítica: Hay otros factores intermedios que explican la relación entre emociones negativas y conducta de ayuda. Modelo de activación y coste-recompensa (Piliavin y col): La parte motivacional corresponde a la activació: Impulsa a la persona a la acción. Los términos de coste y recompensa: determinan la dirección que tomará la acción. El modelo sostiene que: El presenciar el sufrimiento de otra persona, provoca en el individuo una activación empática que, cuando es atribuida al problema del otro, se experimenta como una emoción desagradable que mueve al individuo a reducirla. Ayudar al otro suele reducir ese estado emocional desagradable. La cantidad de activación depende de: Las características personales del observador. Las características personales de la víctima. De la relación que exista entre ellos. De las características de la situación. Para que al motivación lleve a la acción de ayudar, debe ser interpretada como debido al sufrimiento de otra persona.

El nivel de activación influye en la percepción de costes y recompensas.

Diferencias entre los 2 modelos motivacionales: Los dos modelos se diferencian en 2 aspectos fundamentales:

  1. a) Importancia concedida a la atribución de la causa de la activación.
  2. b) Forma de reducir el estado emocional desagradable.

Características en común:

Visión EGOÍSTA de la conducta de ayuda:

Para liberarse de un estado emocional desagradable. a cabo experimentos para poner a prueba la motivación altruista:

Resultados: Los sujetos con motivación empática ayudaban incluso cuando se les ofrecía una excusa para no hacerlo, que ponía a salvo su propia imagen ante sí mismos.

Conclusiones obtenidas: La motivación altruista no es la única que guía nuestra conducta a la hora de beneficiar a otros, aunque sea lo más frecuente. Existe también a veces, una motivación altruista que nos hace buscar el bienestar del otro por sí mismo. El altruismo puede darse más claramente entre conocidos y familiares. La motivación altruista se ve superada la mayoría de las veces por el propio interés. Otra hipótesis altruista: La gente ayuda para evitar una mala imagen ante los demás y ante sí mismos (para reducir los costes de no ayudar). Desde las teorías del aprendizaje se sostiene que: La gente ayuda para obtener recompensas, ya sea de la persona que recibe la ayuda (reconocimiento social) o de uno mismo (orgullo) Para paliar el conflicto entre tendencias altruistas y las tendencias egoístas de un individuo, existen reglas en todas las culturas que prescriben el actuar de forma pro-social hacia los demás. A veces son implícitas: Se transmiten de generación en generación mediante el proceso de socialización.

 

No te puedes perder el décimo número de nuestra revista digital Generación X… ¡Disponible ya!

Conoce nuestro décimo número ya disponible, pasa la voz… Haz clic en la imagen y disfrútala!!! No olvides leerla cada mes.  ...
Read More

Las mujeres viven más que los hombres: INEGI

Read More

¡Ya está disponible el noveno número de la revista digital Generación X!

Conoce el noveno número de la mejor revista digital… ¡Ya está disponible el noveno número de la revista digital Generación X!...
Read More

Nuestro octavo número de la revista digital Generación X ya está aquí.

La mejor revista digital… ¡Ya esta aquí nuestro octavo número! ¡Espera nuestro próximo número!...
Read More

Ya esta aquí el sexto número de la revista digital Generación X

¡Ya esta aquí! La mejor revista digital....
Read More

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en

Deja tu comentario