Madre cansada, desesperada y hasta un poco harta!!! ¿Soy la única?

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-5-13-08-p-m

Por: Alicia Rábago

Estas afirmaciones son fuertes y créanme muchas de las mamás las piensan no una si no varias veces, en ocasiones se sienten muy cansadas sean mamás que trabajan formalmente o no (porque el trabajo que se hace en casa también es un trabajo), muchas veces sienten que su paciencia se acaba y que no saben de donde sacar más; evidentemente adoran a sus hijos y de solo pensar que alguno de estos sentimientos se manifiestan pues también se les suma la culpabilidad inmediatamente, pero no nos engañemos, son reales y además son válidos.

Por ejemplo cuando nuestro hijo nos genera una lucha diaria para que coma; ya no queremos ni sentarnos a la mesa porque sabemos que será un desgaste de estira y afloja para que coma lo que prepare, o cuando nuestro hijo no duerme durante toda la noche de corridito y por supuesto yo como su mamá tampoco, nos desgasta, y no siendo suficiente mi cansancio me siento la peor madre del mundo cuando escucho amigas mías con hijos de la misma edad o mamás de los compañeritos de mi hijo diciendo que los suyos duermen toda la noche desde los pocos meses de nacido, o quizá cuando hay que pelear constantemente con nuestros hijos para que hagan la tarea y la tarde se convierte en un campo de batalla, o que tal con ese adolescente que se encierra en su cuarto o en su mundo poniéndose unos audífonos y hace como que el mundo que tiene a su alrededor no existe mientras tú quieres hablar con él o le pides que ayude con alguna tarea del hogar, como estos ejemplos puedo dar muchos digamos que cada uno trae “lo suyito”, y es ahí donde nuestro cansancio, desesperación o hartazgo aparece y no me dejarán mentir las que lo han vivido pero dan ganas de sentarse a llorar como lo hacen nuestros hijos para desahogarnos.

Pues que creen la primera recomendación es que “Lo hagan” que lloren y se desahoguen de todos estos sentimientos que traen y que lo único que logran es acumularse y lograr en nosotros tristeza e incluso ira que mal enfocada nos puede traer mucho más problemas que beneficios. Llorar por lo menos nos ayudará a sacar todo eso que llevamos dentro y ya más calmadas tomaremos aire y nos sentiremos un poco mejor.

Cuando muchas mamás comienzan platicando situaciones que las hacen sentir desesperadas, les cuesta trabajo ponerle nombre a eso que están sintiendo por miedo a sentirse juzgadas como malas madres, y de verdad no es así la crianza es muy enriquecedora pero es cansada, porque requiere de nuestro compromiso en todo momento, en todo lugar y a toda hora; por eso es normal que en ocasiones tengamos el deseo de tirar la toalla, así que no te preocupes no estas sola muchas lo sentimos aunque pocas lo expresemos.

Ahora lo importante ¿que hacer?

Depende mucho de la edad del niño pero lo más importante es que primero reconozcas que estas cansada y que asumas que no tiene nada de malo reconocerlo no esto no te hace mala madre ni mucho menos.

Si el niño está en una edad en la que puedas hablar con él y platicarle como te sientes, hazlo él tiene que aprender que tú también te cansas y créeme te sorprenderá descubrir que muchos niños son muy empáticos, claro es menos común en los adolescentes pero también ellos escucharán que estás cansada y quizá no reaccione a la primera pero deberás seguir insistiendo en que tiene que cooperar.

Sin duda entre más pequeños se les enseñe a cooperar y a empatizar será mucho más sencillo, pero nunca es tarde, simplemente es más lento.

El compartir con tú hijo la desesperación que te da que a veces no te entienda por ejemplo con el tema de la comida y el sueño y los pleitos y el desgaste que esto genera en ti y en tu relación con él quizá lo lleven a pensar en que tiene que cooperar, cuantas veces necesitamos que nos digan lo que necesita otra persona para entenderlo, suena muy básico pero muchas veces no lo hacemos.

Y por último te voy a pedir que no desistas en eso que estas pidiendo lograr (un hábito, un límite, una ayuda) porque una vez perdido una batalla la que sigue será más larga, se constante, firme y clara que cuando logres lo que te propones te prometo que tu cansancio, desesperación y hartazgo disminuirá.

La tarea de educar es muy comprometida pero los hijos crecen rápido y todas las herramientas que les puedas dar es lo mejor que puedes hacer por ellos, a tomar vitaminas si es necesario pero a seguir preparando a nuestros hijos para el mundo.

 

¡Felicidades por tu nueva mascota!

Read More

Acuarioterapia, los peces también reducen nuestro estrés.

Read More

¿Qué son los celos?

Read More

Hablando de dinero y las finanzas personales

Por Mabel Almaguer A lo largo del tiempo y de la historia, el tema de la falta de dinero y las complicaciones que ésta nos genera ha ocupado gran parte de nuestras charlas sociales. Hoy en día éste es un tema sumamente globalizado, muchos países han sido afectados por...
Read More

Bacalar Quintana Roo y Pan de Cazón

Read More

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en

Deja tu comentario