¿Cómo hablar de la muerte con nuestros hijos?

captura-de-pantalla-2016-11-16-a-las-5-13-08-p-m

Lic. Alicia Rábago

(Maestría en Ciencia de la Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil, Master en Coaching Educativo, Master en Inteligencia Emocional)

 

Muchos de los temas que a nosotros nos ocasionan miedo, vergüenza o dolor solemos trasmitirlos de igual forma, es necesario que analicemos cual es nuestra reacción o postura ante está situación y de esa forma será mas sencillo encontrar la mejor manera de transmitir cualquier cosa a nuestros hijos.

A partir de los 5-6 años comienza aparecer el miedo a la muerte, porque en está edad aparecen muchos miedos como al rechazo social, miedo al cambio, a la soledad, a la separación, al abandono.

Para hablar con ellos de la muerte es necesario que utilicemos un vocabulario adecuado a su edad, palabras que pueda comprender y físicamente situarse a su altura para que nos sienta cerca.

Evitar hacer comentarios que lleven al niño a entender situaciones equivocadas como: “era tan bueno, que ya está descansando”, porque él en su mente podrá pensar pues si es malo pues no se muere.

No engañar al niño con historias falsas como: se fue de viaje, se fue a vivir a otro lado, etc… porque puede sentir un abandono y pensar que fue por su culpa que se fue.

Entre el año y los 2 años de edad, no se comprende el concepto de la muerte, por lo que pueden mostrar que su conducta sigue siendo la misma pero si es una persona muy allegada el niño quizá no expresará con palabras lo que siente pero puede presentar poco interés por jugar, comer o realizar otras conductas habituales, o presentar comportamientos más infantiles para llamar la atención.

De los 2 a los 5 años, debemos de ser especialmente precavidos al comunicarlo, ya que al encontrarse en una etapa llena de fantasía y pensamientos mágicos, pueden creer que con solo desearlo pueda volver a vivir.

De los 5 años a los 9-10 aproximadamente ya tienen claro la diferencia entre fantasía y realidad y sabrán perfectamente que la muerte es irrevocable, así que quizá comiencen a cuestionar más sobre el tema ¿Porqué se murió? ¿Qué le paso? ¿le dolió? Etc… y se le tendrá que dejar claro que la muerte forma parte del ciclo de la vida para que el niño comprenda que es parte del proceso.

Algunas manifestaciones que se pueden presentar durante un duelo infantil son: negación, tristeza, sentimientos de culpabilidad, sentimientos de ira, temor y ansiedad,  molestias gastrointestinales, conductas regresivas, falta de motivación, incapacidad para dormir, llanto, tendencia a suspirar continuamente, cansancio físico, un sentimiento de vacío y pesadez, sentir como un nudo en la garganta, signos de ansiedad como palpitaciones muy aceleradas, tensión y nerviosismo, falta de energía e inquietud, respiración entre cortada  y como en todos los temas antes mencionados si no nos creemos capaces de explicar o ayudar al niño es necesario acercarnos a un especialista para pedir ayuda.

El que el niño asista a un velorio se sugiere a partir de los 6 años que tiene mejor comprensión de los hechos, pero esto es decisión familiar, lo que sería prudente es explicar lo que va a ocurrir durante está situación o ritual.

@aliciarabago

Noche De Reyes

Read More

Paloma QuéHerida

Read More

Factores que pueden afectar para tener una sexualidad plena

Read More

Querétaro Entre conspiradores y marqueses

Por Cirilo Morales Hernández, Zona Adictiva   Santiago de Querétaro, Qro.- No es fácil decidir por dónde empezar el recorrido, algunos nos dicen que por las iglesias, otros, destacan sus museos, hay quienes se refieren a los recintos históricos, o que...
Read More

Bájale a los audífonos

Read More

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en

Deja tu comentario