Querétaro Entre conspiradores y marqueses

Por Cirilo Morales Hernández, Zona Adictiva

 

Santiago de Querétaro, Qro.- No es fácil decidir por dónde empezar el recorrido, algunos nos dicen que por las iglesias, otros, destacan sus museos, hay quienes se refieren a los recintos históricos, o que simplemente, nos aventuremos a recorrer las estrechas calles del Centro Histórico con infinidad de establecimientos que ofrecen artesanías, nieves tradicionales, dulces o su gastronomía que va desde lo más refinado hasta unas mega gordas de chicharrón bien picosas, claro, sin olvidar un buen café de olla, o si es  usted de aquellos a quienes les gusta los sustos, ya cayendo la noche, agarre a su pareja fuertemente y escuche las leyendas y apariciones queretanas, siguiendo a un hombre ataviado como el cura Hidalgo, alumbrado solamente por una pequeña antorcha mientras recorre las semi-oscuras calles.

En esta ocasión el equipo de Zona Adictiva se lanzó a la histórica ciudad de Querétaro   y los invitamos a recorrer algunos de sus emblemáticos lugares, primeramente, en la esquina en la que convergen las calles de Benito Juárez y Ángela Peralta se encuentra el Teatro de la República, antes llamado “Iturbide” que fue inaugurado en 1852, este edificio es uno de los más famosos de la entidad ya que ha sido sede de importantes hechos históricos como la promulgación de la Constitución Mexicana, el 5 de febrero de 1917, también se llevó a cabo el Consejo de Guerra al emperador Maximiliano de Habsburgo y a los generales mexicanos Miramón y Mejía en junio de 1867 y tres años antes se escuchó por primera vez el Himno Nacional Mexicano.

A escasos metros de la “Plaza de las Armas” se encuentra el “Museo de los Conspiradores” dedicado a quienes participaron en el inició del movimiento insurgente de 1810, ubicado en el andador 5 de Mayo No.18, en este lugar fuimos recibidos por Crisanto Frías, Director del museo, quien nos explica: “Este recinto pertenece al Instituto Queretano de la Cultura y las Artes (IQCA), se rescató y restauró esta casona del siglo XIX y desarrollamos un proyecto museográfico inédito, basado en murales donde se detallan sucesos históricos en cuatro salas situadas en el segundo piso”.

Crisanto Frías indica que el recinto tiene otras salas para exposiciones temporales en la planta baja, en estos momentos se expone “Símbolos y Libertad. La Masonería en la Independencia de México”, el Director del museo, señala que la masonería es un pensamiento que ayudó e infiltró las ideas para que iniciara el movimiento insurgente. El edificio fue rehabilitado en 2014 y en 2015 abrió sus puertas al público.

 

El edificio que canta

En el cruce de la calle Vicente Guerrero y Av. Pino Suárez se localiza el Templo y el ex Convento de San Agustín, vaya después de la misa porque de esa manera la podrá admirar en todo su esplendor la arquitectura, para empezar tiene un portal de estilo barroco, con columnas salomónicas que enmarcan sus nichos y resguardan a sus santos de cantera, entre ellos, San Francisco, Santa Mónica, la Dolorosa y San Agustín, entre otros, pero si esto le convence espere a entrar al monasterio, hoy, convertido en el Museo de Arte Queretano (MAQRO), que ofrece al público un gran número de obras plásticas de diversos artistas de la región, del país y del extranjero; así como varias muestras temporales y actividades encaminadas a la cultura.

El patio tiene una fuente central y dos niveles que forman un cuadrado, cada una tiene cuatro arcos diseñados a la perfección y un sin fin de detalles que envuelven sus pilares; múltiples figuras talladas en cantera rosa, imágenes de santos y una orquesta de ángeles, son los más trabajados y exquisitos del barroco del siglo XVIII.

A este recinto muchos lo califican como “El edificio que canta” ya que el claustro del ex convento, es el más bello de América, el más original y el de mayor expresión artística que los agustinos edificaron, su construcción se realizó entre los años 1731 y 1745, por el arquitecto queretano Ignacio Mariano de las Casas.

En pleno centro de la ciudad, se encuentra el Palacio de Gobierno, una de sus principales construcciones y de las más atractivas, gracias a sus gruesos y elevados muros con balcones en herrería. Debido a la importancia del edificio en la historia del país, es considerado como uno de los sitios más representativos de México.

Si quiere conocer el lugar desde donde el cura Miguel Hidalgo y Costilla oficiaba misa dese una vuelta por el templo de Felipe Neri hoy designada Catedral de Querétaro, en la Avenida Madero, construido en una sola nave, el inmueble del templo es un valioso testimonio de la transición arquitectónica vivida en la época, cambiando del estilo barroco al neoclásico, un fenómeno que se aprecia claramente en el estilo de su fachada, erigida entre finales del Siglo XVII y principios del XVIII. En ella se puede observar el tezontle rojo utilizado en su fachada, así como sus columnas con remates de cantera rosa. La utilización del tezontle se debe a que es un material tradicional de la región.

Y como olvidar esa la monumental obra hidráulica de 1,280 metros, cuya construcción fue ordenada por el Marques Juan Antonio de Urrutia y Aranda en 1726, hoy los Arcos se han  convertido en icono de la ciudad queretana.

En el ex Convento de San Francisco, un edificio del siglo XVII, se encuentra el Museo Regional de Querétaro, en el que a través de 16 salas se muestra la historia del estado en convivencia con muebles, pinturas y documentos de la época colonial.

Aún nos faltó mucho por recorrer de ésta histórica ciudad, antes de partir debemos degustar alguno de los dulces típicos de la región, que le parece uno de leche o el de guayaba, higo, en fin, es sólo para darle gusto al paladar, comienza a oscurecer y nos invitan a escuchar las leyendas y apariciones queretanas, tiemblo, no sé si de frío o de miedo, en las calles aún se siente la presencia de Condes y Marqueses.

 

 

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: