TUBERCULOSIS BOVINA

Por: MVZ Angie Ruiz

La tuberculosis es la principal causa de enfermedad y muerte en humanos, los agentes etiológicos de la tuberculosis son bacterias pertenecientes al complejo Mycobacterium tuberculosis en el cual se incluyen 7 especies, entre ellas M. bovis, causante de la tuberculosis en bovinos. La importancia de la enfermedad radica en los problemas de salud pública que ocasiona, así como en las pérdidas económicas que representa la enfermedad de los animales debido al desecho de los mismos.

El agente etiológico de la tuberculosis en mamíferos están clasificados como miembros del complejo Mycobacterium tuberculosis en donde se encuentran siete especies que incluyen M. tuberculosis, M. bovis, M. microti, M. canetti, M. caprae, M. pinnipeddii y M. africanum. La bacteria causante de la tuberculosis bovina (Mycobacterium bovis) es una enfermedad crónica que se caracteriza por la formación de lesiones granulomatosas y está clasificada como un patógeno nivel 3 de acuerdo a la OIE por el riesgo que representa para la salud pública, este grupo está conformado por microorganismos que originan enfermedad grave en humanos y que pueden extenderse por la comunidad pero frente a los cuales hay tratamientos eficaces y profilaxis.

Más del 94% de la población vive en países en donde el control de la tuberculosis bovina en ganado o en la población de animales silvestres es limitado o no existe.

La primera vacuna se remonta a 1921 como resultado de una atenuación in vitro de un cultivo de M. bovis. La cepa original de M. bovis para la preparación de la vacuna BCG (Bacilo Calmette- Guérin) fue aislada por Nocard, en 1902, de la mastitis de una vaca y cultivada en un medio con papa cocida y el agregado de glicerina y bilis. En el Instituto Pasteur de Lille, Francia, Calmette y Guérin realizaron resiembras cada 3 semanas desde 1908 hasta 1921; luego de 231 subcultivos y pruebas en terneros y cobayos, consideraron que su virulencia estaba atenuada y conservaba el poder antigénico. El 21 de mayo de 1921, el Dr. Weil Halle, en París fue el primero en administrar la vacuna BCG a un niño con alto riesgo de adquirir tuberculosis. Inicialmente se la administró por vía oral, luego en forma subcutánea y finalmente en forma intradérmica.2

La vacuna BCG ha sido utilizada como control de la tuberculosis bovina en muchos países de Europa, América del Norte y África pero no se demostrado que sea práctica o efectiva. Debido a estos inconvenientes, esta vacuna ya no es utilizada ya que además de su bajo efecto protector, los animales vacunados resultan positivos a la prueba de tuberculina dificultando la erradicación de la enfermedad y únicamente los animales libres de enfermedad pueden ser vacunados.

 

ESPECIES AFECTADAS

El ganado bovino constituye el huésped definitivo para M. bovis, pero también pueden infectarse otros mamíferos domésticos y silvestres. Poco se sabe respecto de la susceptibilidad de las aves a M. bovis, aunque en general se piensa que son resistentes.

 Los países que actualmente se clasifican como libres de tuberculosis son Australia, Islandia, Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia, Austria, Suiza, Luxemburgo, Letonia, Eslovaquia, Lituania, Estonia, República Checa, Canadá, Singapur, Jamaica, Barbados e Israel. Se están implementando programas de erradicación en otros países europeos, Japón, Nueva Zelanda, EE. UU, México y algunos países de América Central y del Sur. Aunque la tuberculosis bovina se erradicó de la mayoría de los estados de EE. UU; se continúan detectando algunos rodeos infectados y es por eso que algunos estados periódicamente pierden la categoría de “libres de la enfermedad”.

PERÍODO DE INCUBACIÓN

Los síntomas de la tuberculosis generalmente tardan meses en desarrollarse en el ganado. Las infecciones también pueden permanecer latentes durante años y reactivarse durante períodos de estrés o en animales viejos.

SIGNOS CLÍNICOS

La tuberculosis generalmente es una enfermedad crónica y debilitante, pero en ocasiones puede ser aguda y de rápido desarrollo, con infecciones tempranas que suelen ser asintomáticas. En países con programas de erradicación, la mayor parte del ganado bovino infectado se identifica tempranamente y son poco frecuentes las infecciones sintomáticas. En la fase tardía, los síntomas frecuentes son emaciación progresiva, fiebre baja fluctuante, debilidad y falta de apetito. Los animales cuyos pulmones se encuentran comprometidos generalmente presentan tos húmeda que empeora en la mañana, durante el clima frío o al hacer ejercicio y pueden presentar disnea o taquipnea. En la fase terminal, los animales están sumamente emaciados y pueden presentar un compromiso respiratorio agudo. En algunos animales, los linfonodos retrofaríngeos u otros ganglios linfáticos se agrandan, se pueden abrir y supurar; al agrandarse los ganglios linfáticos, pueden obstruir los vasos sanguíneos, las vías respiratorias o el tubo digestivo. Si se ve comprometido el tracto digestivo, se puede observar diarrea intermitente y estreñimiento.

DIAGNOSTICO

Las micobacterias crecen lentamente y los cultivos se incuban durante 8 semanas; el crecimiento generalmente se puede observar en 3 a 6 semanas. La identidad del microorganismo se puede confirmar mediante pruebas bioquímicas y características de cultivo, o PCR. Esta última también puede detectar M. bovis de forma directa en las muestras clínicas.

TOMA DE MUESTRAS

La tuberculosis bovina es una enfermedad zoonótica. Las muestras se deben recolectar, manipular y enviar tomando todas las precauciones correspondientes.

La prueba de la tuberculina es el método estándar de diagnóstico utilizado en el ganado bovino y en ciervos y es la prueba indicada para el comercio de exportación. En ocasiones, se puede recolectar el esputo u otros fluidos corporales de animales vivos para exámenes microbiológicos.

También se pueden extraer muestras de sangre para las pruebas de gamma-interferón o de proliferación de linfocitos y se puede recolectar suero para ELISA. Las muestras para la prueba de gamma-interferón se deben trasladar al laboratorio lo antes posible, puesto que debe realizarse dentro de un plazo de 24 a 30 horas de recolectada la sangre.

En la necropsia, las muestras para cultivo se deben recolectar de los ganglios linfáticos anormales y de los órganos afectados como los pulmones, el hígado y el bazo. Estas muestras se deben recolectar en recipientes limpios y preferentemente esterilizados; las ambientales crecen con mayor rapidez que M. bovis y la contaminación con estos organismos puede arrojar falsos negativos. Las muestras se deben enviar al laboratorio rápidamente dado que el envío inmediato aumenta la posibilidad del aislamiento de M. bovis. Si el envío debe demorarse, las muestras se pueden refrigerar o congelar. Si no es posible refrigerarlas o congelarlas, se puede agregar 0,5% (peso/volumen) de ácido bórico por una semana o menos. También se deben recolectar muestras para histopatología.

Notificación a las autoridades

La tuberculosis bovina debe notificarse ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Bacalar Quintana Roo y Pan de Cazón

Read More

Ventajas de usar la bicicleta

Read More

Juntos contra el Cáncer de Mama

Por Antonieta Sea Loranca El cáncer de mama, es el tipo de cáncer más frecuente en las mujeres, el grupo de edad más afectado está entre los 41 y 50 años,  sin embargo hasta un 13% de los casos se presentan en mujeres menores de 40 años. El 6.8% de los casos se...
Read More

¿Sabías que tu Gato puede intoxicarse por la vitamina A?

POR: MVZ MPA CARLOS ESQUIVEL LACROIX Las vitaminas son moléculas orgánicas que el organismo necesita en cantidades mínimas.  Salvo algunas excepciones, el organismo no puede sintetizar las vitaminas y se le deben proporcionar en el alimento.  Las vitaminas se...
Read More

Llegó el cuarto número de la revista digital Generación X.

¡Ya está aquí! Leé el cuarto número de nuestra revista digital. Estamos muy seguros que te encantará....
Read More

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en

Deja tu comentario