Su ausencia no evita recordarlos, porque el suicidio no fue sólo quitarse la vida. . .

Por Psicóloga Miriam Camacho

La conducta suicida es un tema bastante amplio. Debido a ello, ha sido abordado por la Neurología, la Psiquiatría, y la Psicología. Ya que es una problemática multifactorial y de salud pública. No sólo significa  que la persona que lo comete se  quería quitar la vida, sino que deseaba acabar con un sufrimiento, o ansiaba vengarse de alguna figura emocional (Jiménez y González, 2003).

Qué  imaginamos, cuando alguien nos platica que una persona  se quitó la vida. Lo más común es que pensamos: cómo lo llevó a cabo, cuáles fueron las últimas actividades que realizó, en qué estaba pensando momentos antes de dar su último respiro, quien o quienes fueron las personas con las que habló, qué dijo, y cómo se habrá sentido segundos antes de llevar a cabo esta conducta.

Y peor aún, cuando participamos de un sepelio donde el occiso se suicidó. Vemos a los parientes y/o amigo, en un mar de lágrimas, gritando con mucho dolor las preguntas: “Fulano(a)”  por qué lo hiciste? . . . Si tenías toda una vida por delante. . .Si todos los problemas tenían solución; . . .  por qué nunca nos dijiste lo que te estaba pasando? . . . por qué nunca le dijiste a alguien, cómo te estabas sintiendo?

Según Saltijeral y Terroba (1990), al analizar,  a través de lo que describieron sus familiares y amigos, de 110  de personas que se suicidaron, el 52% eran hombres, y el 48% mujeres; el 52% estaban en un rango de edad de 14 a 29  años;  el 61% había manifestado pérdida de intereses en sus actividades cotidianas; que durante su última semana, el 51% mostró cambios muy notorios en sus conductas comunes; el 78% realizó este acto estando solos; el 61% nunca habían realizado intentos de suicidio; y el 39% ya lo habían intentado, al menos una vez; el 41% utilizó el ahorcamiento, el 26% arma de fuego, y el 20% envenenamiento.  

Cuando nos preguntamos, “Por qué esas personas no hablaron con alguien? o Por qué precisamente eligieron tal día para quitarse la vida? Estamos dando por hecho que las personas a nuestro alrededor, exclusivamente, tienen o  “deben” avisar sus planes y emociones a través de un lenguaje verbal. Y si no hablan o expresan su aceptación y/o rechazo de lo que lo que pasa a su alrededor,  creemos que “todo está bien”  o que es sencillo identificar qué está sintiendo o pensando esa otra persona con quien(es)  regularmente compartimos tiempo de vida.

Los análisis de la investigación de Saltijeral y Terroba muestran que de los casos de suicidio analizados, el 29% eran hijos(as) primogénitos; el 35% tenía severos problemas familiares o de pareja; y el 43% se mantuvo alejado de las relaciones interpersonales en el último mes. Y de acuerdo al INEGI (2011), los meses del año de mayor incidencia en el país  en que se reportaron muertes por suicidio fueron en primer lugar, mayo, en segundo julio, y en tercer lugar  agosto.

Se explican estos resultados, debido a que en nuestra sociedad, les adjudica mayores responsabilidades a los hijos mayores, que al resto; y  se les enseña a las personas a temer a estar físicamente solos, a no distinguir la soledad física y la soledad emocional; y a no saber qué hacer con el tiempo libre o de ocio.

Finalmente, propongo que si se quiere ayudar a evitar una ideación o intento suicida en nuestro círculo cercano de afectos, pongamos más atención a nuestros seres queridos respecto a sus cambios de carácter, humor y emociones repentinos; solicitud de abordar temas de plática en momentos no óptimos para la rutina diaria; expresión de las decisiones por querer ejercer diferentes roles y expectativas; y aislamiento social extremo. Porque precisamente en todo ello,  podrían estar algunas de las respuestas a las preguntas que nos hacemos cuando nos platican que alguien se quitó la vida. Y como última recomendación, es que si alguno de nosotros nos sentimos extraños, que no cubrimos las expectativas de otros que también nos importan, que no sabemos cómo continuar; o que tenemos sospechas de que alguno de nuestros seres queridos está comportándose “extraño”, busquen ayuda profesional. Ya que se podría estar a tiempo de detener la secuencia de un suicidio, porque éste se piensa, se planea, se intenta (se reintenta, en algunos casos) y se consuma.

Porque ni con la ausencia de los seres queridos, se deja de pensar en ellos.

La obesidad en nuestros animales de compañía

Read More

Tabúes ante el proceso Psicoterapeutico

Read More

¿ Y porqué tú? Yo no te andaba buscando, pero te encontré.

Read More

¿Qué es el bullying?

Read More

Un iceberg cuatro veces mayor que Manhattan se separa de la Antártida

Read More

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en

1 Comentario

  1. Excelente artículo. La perspectiva es acertada e invita a la reflexión. Personalmente creo que cualquier muerte es un suicidio disfrazado.

    Publicar una respuesta

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: