La obesidad en nuestros animales de compañía

Por Carlos Esquivel 

¿Qué es?

La obesidad es la forma más importante de malnutrición que se observa en los animales de compañía.  Se trata de un trastorno patológico caracterizado por la acumulación de grasa en cantidad muy superior a la necesaria para el funcionamiento óptimo del organismo.  Un exceso de peso igual o superior al 20% del normal indica, generalmente, obesidad.

¿Cómo se desarrolla?

 Se da por la excesiva ingestión de energía en algún momento de la vida del animal y, este exceso de energía se acumula en forma de grasa, produciendo un aumento de peso y cambios en la composición corporal.

Se cree que la incidencia de la obesidad en perros ha aumentado debido a que el estilo de vida sedentario es cada vez más frecuente.  En el caso de los gatos, su popularidad como animales de compañía aumenta cada vez más y estos individuos no realizan gran actividad física al encontrarse confinados en casa; esto, aunado a la gran disponibilidad de alimentos muy sabrosos para ellos, ha aumentado la incidencia de obesidad en estos animales.

La mayoría de los casos guardan relación con una sencilla sobrealimentación, ejercicio insuficiente, o ambos.  Algunos casos, pueden estar relacionados con trastornos endocrinos como hipotiroidismo o hiperadrenocorticismo.  Los animales de compañía castrados tienen una mayor tendencia a la obesidad que los que no se castran.  Los animales de mayor edad pueden desarrollar obesidad si su ingesta dietética no decrece proporcionalmente al descenso de sus requerimientos energéticos.  Algunas razas como Cobrador de labrador, Cocker spaniel, Pastor de Shetland, Dachshund de pelo largo y varios terrier presentan una incidencia de obesidad superior a la de la población general de perros.  Por el contrario, razas como Boxer, Fox terrier y Lebreles presentan una menor incidencia de obesidad.

Aunque ningún régimen de alimentación en particular se relaciona con la obesidad, se ha observado que es más frecuente en animales alimentados con restos de comida casera o alimentos preparados en casa.

 

¿Qué consecuencias puede tener?

 Los perros y gatos obesos tienen mayor riesgo de presentar trastornos crónicos de salud, como desarrollo de hiperinsulinemia, intolerancia a la glucosa y diabetes.  Además contribuye al desarrollo de enfermedades pulmonares y cardiovasculares.  Los animales obesos pueden presentar intolerancia al calor y al ejercicio, trastornos locomotores, y artritis, además de sufrir mayor susceptibilidad a enfermedades infecciosas, y tener riesgos quirúrgicos y anestésicos aumentados.  Los gatos obesos tienen un mayor riesgo de presentar síndrome urológico felino.

 

¿Cómo saber si un animal es obeso?

 El método más práctico para valorar el exceso de grasa corporal y la presencia de obesidad en los perros y gatos es la palpación del tórax y el abdomen del animal, evaluando el grosor del tejido celular subcutáneo.  En un animal obeso, la caja torácica no es visible a la exploración y, a la palpación, presenta un exceso de grasa subcutánea.  La pérdida de cintura y la presencia de un abdomen pendulante son indicativos de un exceso de grasa corporal.  Los perros, frecuentemente desarrollan depósitos de grasa a nivel de la base de la cola, mientras que los gatos, acumulan grasa en la región inguinal.

 

¿Cómo se previene?

 Deben aportarse los nutrimentos y energía necesarios para un crecimiento óptimo a los perros y gatos jóvenes, ya que una alimentación con exceso de calorías puede producir exceso de peso, por lo que debería establecerse el control de la alimentación y seguir monitoreando de manera continua de la ganancia de peso del animal, asimismo, debe practicarse ejercicio diariamente, que será necesario continuar durante toda la vida del animal.

En el caso de los animales de edad adulta, debe controlarse la alimentación, continuar con el ejercicio y evitar el desarrollo de hábitos perjudiciales.  Como ya se mencionó, con el aumento de edad del animal, disminuyen habitualmente sus requerimientos energéticos y su tolerancia al ejercicio, por lo que, el mantenimiento de un nivel moderado de ejercicio y el cambio en la dieta del animal, utilizando dietas de baja densidad energética, pueden prevenir el desarrollo de obesidad en las últimas etapas de su vida.

CABAS y “Tanto Que Te Amo Tanto”

Read More

El costo de no invertir en energía ronovable

Read More

El séptimo número de la revista digital Generación X ya esta aquí.

La mejor revista digital… ¡Ya esta aquí el séptimo número! ¡No olvides estar atento a los próximos números!...
Read More

¿ Y porqué tú? Yo no te andaba buscando, pero te encontré.

Read More

La receta de Hoy: Berenjenas empanizadas

Read More

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en

Deja tu comentario