EL ENFERMO Y SU RELACIÓN CON LA MUERTE

“Mientras vivimos, ellos también vivirán, ya que ahora son una parte de nosotros, al recordar lo que les dimos en sus últimos momentos”.

Marcelo Rittner

 

Por: Rocío Terán Valdez

Durante la enfermedad, existe riesgo de desarrollar desconfianza entre las personas cuando se quiere proteger al enfermo ocultándole que se encuentra cerca de su muerte, a veces, tanto el médico como los familiares, se ven obligados socialmente a actuar frente al moribundo como si la amenaza de la muerte no existiera, como si no pasara nada, sin embargo, es posible que el enfermo sospeche o sepa más de lo que demuestra. En este caso, podría estarse preguntando si significa algo para su familia, a quienes, a través de sus actitudes no parece importarles que él se esté muriendo.

Puede, entonces, resultar muy cruel para quien va a morir, que se le oculte la gravedad de su enfermedad, trata de no evadir hablarle con honestidad, imagina lo difícil que puede estar siendo acercarse a quien se le niega la verdad sobre su vida, si lo examinas con detenimiento se le priva de un derecho fundamental.

Se teme la muerte en el otro, y no se le enfrenta, porque olvidamos que la vida, también es una enfermedad mortal que se contrae al nacer y que no tiene cura. Se considera inconcebible que una persona pueda vivir sabiendo que va a  morir, como si no fuera éste un saber que poseemos todos los seres vivos.

Sin embargo, la pregunta existe: ¿Se puede vivir sabiendo que uno tiene una enfermedad que lo va a llevar a la muerte? Es preciso responder que sí, y se vuelve fundamental que el enfermo se sienta acompañado, y se le recuerde aquello que significa para los otros para saber que es y ha sido alguien importante.

La persona enferma que está próxima a morirse le suele tratar como un objeto con cuidados especiales, cuando lo que es vital para ella es que se le trate como sujeto, que alguien pueda devolverle con su mirada y con su voz un reconocimiento de existencia, para sentirse especial,sabiendo que cuenta con alguien.

 

En general se olvida que lo que mantiene vivo a un ser humano es el afecto, la ternura, una palabra de consuelo, alguien que escuche y entienda que una persona con su fin próximo se enfrenta a un cuestionamiento sobre su vida, sobre si ésta ha valido o no la pena, ante esto, se necesita la presencia de un ser querido que lo acompañe en esta etapa de revaloración, que en el momento de brindar todo el amor y comprensión a quien está cerca de la muerte, no se sienta abandonado justo en el  momento en que más necesita de una compañía.

Rocío Terán Valdez

Psicóloga Especialista en Tanatología

Facebook:/SI-Salud Integral

Twitter:@Sisaludintegral

Teléfono: 56017128

Si quieres conocer más de Si Salud haz click en la imagen

c4dfbb28-a9d2-480c-b2db-3e165b98b53c

 

 

 

 

Diez beneficios de la natación.

Read More

Tres tips para encontrar el trabajo de tus sueños.

Read More

¡Felicidades por tu nueva mascota!

Read More

Tips para combatir el insomnio

Read More

Estrategias para mantener tu Salud Mental y desarrollar tu Salud Espiritual.

Read More

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: