Dile ¡SÍ! a la salud sexual

DILE ¡SÍ! A LA SALUD SEXUAL

Salud Sexual Estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad.

Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas  deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud.

OMS (2002)

 

Es evidente que nadie practica el sexo como se hace con el inicio de una alimentación saludable o la práctica rutinaria de ejercicio en el gimnasio después de las vacaciones. Yo no he conocido a nadie motivado a tener relaciones sexuales con el pretexto de que eso mejorará su salud… y conste que no estoy diciendo que una vida sexual satisfactoria no tenga efectos positivos sobre nuestro cuerpo, es sólo que se conoce muy bien que la rutina empobrece la vida sexual y que nuestra principal motivación para tenerlas es el placer que nos producen. Pero ¿sabías que tomarte en serio tu vida sexual es mantenerte saludable en todos los aspectos de tu vida?

 

La respuesta sexual da lugar a cambios anatómicos, fisiológicos, sensoperceptivos y emocionales que ocurren en el organismo cuando es sometido a uno o varios estímulos que son sexualmente efectivos, entre la excitación y el orgasmo todos los sistemas de nuestro cuerpo se ponen a tono, ¡todos! Mucho se ha hablado de los beneficios que nos otorgan las hormonas que se liberan durante la práctica sexual, sin embargo, en el área de la sexualidad humana la función que ejerce el sistema endócrino sólo forma una pequeña parte de nuestra estructura física y nuestros procesos biofisiológicos. Si hombres y mujeres fuéramos sólo hormonas, la relación sexual sería una actividad fisiológica sometida y esclavizada a lo que dictara la química y aunque fundamental, su papel siempre coexistirá con condiciones psicoemocionales y socioculturales. Mucho se ha hablado de que la estimulación sexual disminuye el umbral de dolor, que la sobreexcitación de algunas fibras nerviosas generan relajación y cierto efecto analgésico para dejar atrás el pretexto del dolor de cabeza y considerar aliviarlo a través de una relación sexual, pero si tú genuinamente has sentido dolor, sabes que el primero en salir corriendo es el deseo afectando directamente tu voluntad y disposición para entregarte en los brazos del erotismo.

 

Es cierto que la liberación de endorfinas y oxitocina tras el orgasmo ayuda a inducir el sueño y contribuye a reducir los dolores y el malestar que podamos estar sintiendo gracias a su profundo efecto calmante pero, el sexo puede considerarse una actividad física en realidad muy suave, algo así como el equivalente a caminar de manera rápida sin llegar a ser el sustituto perfecto del deporte, para la pérdida de peso y la sensación de bienestar y relajación que éste produce. Claro que de eso, a la inactividad, ¡vaya que existe una muy placentera diferencia!, además la Asociación Americana de Cardiología ha concluido que siempre será mejor recomendar la práctica del sexo que la abstinencia y yo no puedo estar más de acuerdo, si tú también lo estás.

También se ha demostrado que el sexo es una actividad mucho más saludable a nivel emocional pues, mejora la autoestima, refuerza el vínculo de la pareja, contribuye a nuestro bienestar haciéndonos sentir mejor y equilibrando nuestra salud psíquica, así la repercusión física será importante al reforzar el complemento que suponen cuerpo y mente.

 

Hoy quiero que sepas que son el autoconocimiento, el sentido de vida, la esperanza, la autoestima, una buena relación con tu pareja manteniendo la comunicación asertiva de sus proyectos en común, la prevención de enfermedades evitando condiciones ambientales y sociales nocivas, comer saludablemente, evitar las adicciones y realizar actividad física regular te ayudará a tener una vida libre de fármacos que mejorarán significativamente tu respuesta sexual. Hombres y mujeres que empiezan a realizar ejercicio de manera regular disminuyen 70% su riesgo de padecer alguna disfunción sexual. El ejercicio mejora la circulación sanguínea en los órganos sexuales y aumenta niveles hormonales relacionados con la excitación, facilita la activación del sistema nervioso simpático implicado en la respuesta orgásmica y contribuye a tu disposición para tener una noche de pasión. El sexo es positivo para la salud pero las investigaciones científicas existentes en la materia hasta ahora, han encontrado que es la buena salud, la que le brindará una mejora significativa a tu sexualidad y a tu deseo, así que, si aún encuentras un área de tu vida a mejorar, hoy es un buen día para empezar y dejar de postergar las recomendaciones de los profesionales en materia de salud integral.

 

Mayra A. Pérez Ambriz

Médica Sexóloga Clínica

Mayorazgo de Orduña 8-3 Col Xoco

Teléfono: 56 01 71 28

Twitter: @Medicina_SI

 

Referencias

Estupinyá, P. (2013) S=EX2 La ciencia del Sexo. Debate. México

*Este artículo salió publicado en la revista Diario con tu bebé bajo la autoría de la Dra. Mayra A. Pérez Ambriz

¿Quieres conocer más de Si Salud? Haz clic en la imagen para acceder a su sitio

c4dfbb28-a9d2-480c-b2db-3e165b98b53c

Autor: Dirección Editorial

Compartir esta publicación en
A %d blogueros les gusta esto: